3.2.16

Siempre hay un final

"Conforme la vida avanza me convenzo de que es muy feo destejer historias. Doloroso, más bien. ¿De qué sirve vivir tantas cosas, sentir tanto, si hay un final? Para crecer, supongo. Para aprender. Para parar, para no hacerlo. Para ser feliz. Sabe.
El caso es que hubo momentos en los que sentí que nada de lo que pasó tenía que haber pasado. Y no sólo por nosotros, sino por toda la gente a la que involucramos en nuestra historia. Por toda la gente, por nuestros gatos, por nuestros perros. Por todo lo que ahora ya no es nuestro, sino tuyo o mío. Pero no nuestro. No de nosotros. Tuyo, mío. Después pasó el tiempo, todos los sentimientos se decantaron y fue más fácil entender que sí, que al final siempre hay un final. Siempre hay un final."

No hay comentarios: