22.9.13

Fotos

No sé qué caso tiene dejarse consumir por el pasado. Ojalá los seres humanos tuviéramos la capacidad de sudar nuestras nostalgias. Sudarlas, sí, expulsarlas de nuestros cuerpos por los poros para caminar más ligeros. Porque llorar no sirve de nada, no hasta ahora. No sé por qué nos arriesgamos a ser sólo un recuerdo. Si es una decisión consciente o nada más pasa. ¿Qué caso tiene negarle amor a quien amamos cuando lo amamos? ¿Qué caso tiene reprimir el cariño? Supongo que es más fácil sanar una herida cubriéndola con miel que raspándola con una lija. Supongo que ahora sólo nos tenemos en las fotos.

No hay comentarios: