3.8.12

Te digo que estoy viva, y que me faltas.

He aquí que tú estás vivo y que estoy viva. 
Haces tus cosas diariamente y piensas
y yo pienso y recuerdo y estoy viva.
A la misma hora nos recordamos algo
y nos vivimos. Como una droga mía y tuya
somos, y una locura celular nos recorre
y una sangre rebelde y sin cansancio.
Se me va a hacer llagas este cuerpo vivo,
se me caerá la carne trozo a trozo.
Esto es lejía y vida.
El corrosivo estar, el malestar
muriendo es nuestra vida.

(Perdón, Sabines.)

No hay comentarios: