8.12.11

Muy pronto la ciudad será sólo una sala de espera,
un sueño en sepia, a color o en blanco y negro.
Un puente, 
un suspiro, 
un lugar de paso. 
Un recuerdo de los días que marcaron las letras, 
un proovedor de historias y pasatiempos.

No hay comentarios: