23.5.11

Homo

Aquí todo está sucediendo, pisando nuestros pasos sin demora. Desterrados los pies y las ganas, tocarnos los talones es tan fácil. Y entonces nos volvemos caravana, un ciempiés humano que anda por inercia. Marcha de piernas que suben y bajan para aplastar el suelo con todo lo que nos pesa. Seguimos para no ser derribados o consumidos por las huellas de quienes vienen. Seguimos, como engranes que se acoplan hasta convertirse en lo mismo. Rodamos sin cabeza, sin voz, sin alma. Pendulamos. Todo está sucediendo y nada pasa.

No hay comentarios: