7.4.11

Apunte de santoral


Pedir que te quedes para no tener cargos de conciencia. Sobrellevarlo, a modo de penitencia. Esperar que la noche aterrice para cobijar el desencanto. Ahora las estrellas contarán dónde andamos. Es su turno, es lo justo. Porque somos nosotros los que siempre jugamos a señalarlas. Las prostituimos para justificar un acto puramente animal. Las juntamos con otras, les ponemos nombre y edad. Por eso hoy serán ellas y la noche. Mayúscula, punto final.

No hay comentarios: