2.8.10

: Tres

La relación con mi padre ha sido más bien epistolar. Cuando nos vemos pocas veces nos decimos lo que sentimos, lo que pensamos. Nos convertimos en personas de pocas palabras y miradas infinitas. Pero cuando escribe, Papá se transforma y me dice todo lo que necesita decirme y, tal vez, lo que necesito leer. 
Tenía muchos años que no lo hacía. Tal vez el tiempo también le ayudó a ser más certero. A decir tanto en tan pocas líneas. 

No hay comentarios: