7.7.10

: Siete

El día que naciste dormí muy poco. Recuerdo la luna llena, iluminando la más oscura de mis noches. Y el amanecer precedido por las voces de decenas de aves. Ahora ambas cosas me remiten a ti. La luz y los sonidos que me acompañarán siempre, y en los que reconoceré el instante de vida en el que coincidimos.

No hay comentarios: