29.6.10

: Migrante

Se queda la vida a la mitad. 
Me voy lamiendo mis rastros para no dejar huella. 
Con la vista intermitente entre el asfalto y las nubes.
Con el cuerpo hecho jirones.
Enferma, aturdida, vomitando piedras.
Sólo queda garabatear el porvenir. 

No hay comentarios: