16.6.10

: La sirena de Arizona

Sirenna varada entre dos tierras

Sirena
(Del lat. sirēna, acus. de siren, -ēnis, y este del gr. σειρήν).

1.     f. Ninfa marina con busto de mujer y cuerpo de ave, que extraviaba a los navegantes atrayéndolos con la dulzura de su canto. Algunos artistas la representan impropiamente con torso de mujer y parte inferior de pez.

Sirenna
1.   Mujer de 21 años que nació en Estados Unidos pero tiene ascendencia mexicana. Es madre soltera de un niño de dos años. Participa como activista social y está en contra de la ley antiinmigrantes, aprobada en el estado donde vive: Arizona.

-¿Sabes de dónde viene el mito de las sirenas?- lanzó la pregunta mientras estábamos en una tienda de arte popular en Xalapa.
Yo le explicaba que los rebozos y cobijas que tocábamos eran tejidos por mujeres indígenas de Soledad Atzompa, municipio ubicado en la sierra de Zongolica.
Respondí preguntándole si había leído La Odisea, si conocía la historia de Ulises y el canto de las sirenas; le dije que la mitología griega era la primera referencia literaria que yo conocía.
Me aclaró que sí, que conocía la historia. Y en seguida cuestionó que aquí, en México, de dónde venían las historias de sirenas.      
-No sé, pero creo que podría ser de la época de la Conquista. Cuando los españoles llegaron y vieron a los manatíes, pensaron que eran sirenas- relaté.
-¿ Mah-nah-tee?- pronunció.
-Sí, parecen sirenas- solté.
Seguimos caminando y encontramos una figura de barro, híbrido de manatí-delfín-foca, según yo.
-Es más o menos así- dije.
-Ah- exclamó.
Minutos después nos despedimos. Eran casi las siete de la noche y no habían pasado más de tres horas desde que coincidimos.
En ese pequeño lapso de tiempo, me enteré que se llama Sirenna, que es norteamericana, vive en Arizona, tiene 21 años y es madre soltera de un niño de 24 meses. Lo extraña, pero le gusta estar aquí. 
El "Boss"
Su estancia en esta ciudad responde a un intercambio académico. Ahora toma clases de español y aprende sobre la cultura mexicana en la Escuela para Estudiantes Extranjeros de la Universidad Veracruzana.
Se irá el viernes 2 de julio, dos días antes de las elecciones.
Antes de la tienda de arte popular fuimos al mercado Jáuregui, me acompañó a comprar manzanas, champiñones e incienso. Ahí me dijo que en Arizona sólo hay dos lugares donde se puede mercar al estilo mexicano, es decir, donde pueden encontrar en un mismo sitio fruta, comida, ropa y otras cosas para la vida diaria.
Que le gusta que aquí la gente se sienta so proud de ser mexicana, no como allá, que le apuestan más al american way of life.
Caminamos por los pasillos del lugar. Vimos unas piñatas y le platiqué que a mí me da mucha risa como la gente que las fabrica resignifica completamente a los personajes.
La niña Patito y las princesas Disney

-Mira, ese es Buzz Lightyear, el de Toy Story. Estas son las princesas Disney: La Bella durmiente y Bella, la novia de la Bestia. Já, el Buzz tiene un dilema amoroso, ¿Lo ves?- comenté sin detenerme.
-¿Quién es?- dijo señalando a una niña con trenzas y lentes.
(Oh your God! Pensé)
-Es Patito, un personaje de telenovela mexicana- expliqué apenada de saber quién era.
 Sirenna me dijo que allá, en la tierra que le dio la nacionalidad norteamericana, la ven diferente porque no luce como gringa.
Acá, se identifica más con la gente. Pero en cuanto se dan cuenta de que no es mexicana, por su acento, la discriminan.
-Me encanta México, me encanta América pero no me aceptan. Yo me llamo una Chicana, porque no soy aceptada en ninguno de los países. Allá son racistas, me miran como mexicana, y vengo aquí, al país de mis ancestros, y también me tratan así. Y yo sólo quiero que me traten como Sirenna.

No hay comentarios: