13.5.10

: tic tac

Pasa el tiempo empujado por una comparsa de segundos, horas y minutos.
Llega la noche.
Se despide.
Ahora el cielo es índigo. 
Una orquesta de aves atrae con su canto al alba.
El viento corre. 
[Frío]
El desvelo corroe.
Lucho para no cerrar los ojos. 
No tiene caso saborear un sueño que no me pertenece. 
Parpadeo.
Y me siento como una catarina roja que se hace diminuta mientras avanza el auto en el que vas, el mismo que te lleva lejos.

No hay comentarios: