30.4.10

: Entre líneas y silencios


Sextagrama 


Al voltear la vista me topé con este espacio. Y me entraron unas ganas de escribir contigo la canción más bella...

16.4.10

: En el principio, fue la música...

The song of the sparrows
Desde siempre la música me ha servido para hacerme la vida más ligera. Pero estas últimas semanas ha sido el cine quien ha relevado esa función, específicamente las películas del realizador iraní Majid Majidi.
Por lo regular soy un poco desconfiada al momento de elegir lo que voy a ver, por lo que busco referencias que me muevan a ello. Con Majidi no sucedió así. La persistencia de Aldo para que viera Childrens of heaven me hizo ceder sin contar con referente alguno más que su opinión de que valía la pena verla. No recuerdo la fecha exacta, pero eso fue hace más de un año. 
La película me gustó por su narrativa sencilla, tomas bien cuidadas y, principalmente, por la anécdota de la que surge todo: Un niño (Alí) lleva a reparar el único par de zapatos que tiene su hermana menor (Zahra). Cuando va a recogerlos aprovecha para hacer otras compras y antes de entrar a una tienda los deja sobre unos bultos. Un ropavejero pasa por ahí y piensa que es basura. 

15.4.10

: Déjà vu

"...pero ellos que todo lo entienden tan bien no te pueden entender a ti y a mí, no entienden que yo no puedo tenerte conmigo, darte de comer y cambiarte los pañales, hacerte dormir o jugar, no entienden y en realidad no les importa, y a mí que tanto me importa solamente sé que no te puedo tener conmigo..."
Rayuela, Julio Cortázar

7.4.10

: Impotente

“…que la vida no está hecha de canciones
está hecha de pedazos de tormenta…”
Mi rock perdido
Los Rodríguez
No puedo gritar. Tengo disponibles 10 litros de aire para cada grito, pero no puedo. O podría, pero no serviría de nada. Quisiera derramarme toda, vaciarme, secarme, evaporarme… Quisiera y no quiero. Tampoco ayudaría mucho. Ojalá pudiera inventar una máquina para retrodecer el tiempo. O para encapsularlo. Te abrazaría fuerte y nos iríamos lejos, en una burbuja. Pero sólo soy capaz de combinar letras para crear historias. Y de cerrar los ojos para poder verte otra vez.