22.10.09

: Octubre


El amor muere en las telas de araña.
Yacen sus hilos, destejidos por el viento de otoño,
y el frío, impuntual, intermitente, inasequible.
Las hojas cuelan el agua-cielo,
gotas esparcidas, derrotadas, moribundas.
Caen, atrapadas por hebras de aracne seda.
Sucumben. Sus restos se esparcen en la tierra.
Libres, emprenden camino a las entrañas.

No hay comentarios: