10.9.09

.: Mover al perro :.

"Why does a dog wag its tail?
Because a dog is smarter than its tail.
If the tail was smarter, the tail would wag the dog"

Si bien son varias las películas que sirven de referente para ejemplificar el gusto de los gobernantes en turno por utilizar la manipulación mediática como tablita salvavidas, una de las más recientes es Wag the dog (Cortina de humo, su título en español) de 1997, dirigida por Barry Levinson. Protagonizada por Dustin Hoffman, Robert De Niro y Anne Heche, la cinta retrata la forma en que un asesor del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica desvía la atención de la opinión pública de un escándalo sexual en el que está involucrado el mandatario, en plena etapa de reelección. Para ello, contrata a un productor de cine que idea una falsa guerra en Albania. Ese es el argumento cuyo trasfondo es mostrar la manera en que se pueden fabricar situaciones que capten la atención de la sociedad (al pueblo pan y circo), para que ésta pase por alto decisiones gubernamentales o hechos que pongan en entredicho al sistema.
De ahí la frase con la que inicia esta entrada: ¿Por qué el perro mueve la cola? Porque el perro es más inteligente, de lo contrario, la cola movería al perro. El dicho es una metáfora de la relación que existe entre los medios de comunicación y la opinión pública o los políticos.

Otro ejemplo, más a la mexicana, es La ley de Herodes de Luis Estrada, retrato fiel (ja ja ja) de los niveles de corrupción que imperan entre nuestra ('aco) clase política, que a pesar de sus tranzas ahí siguen, nada pasa (en el país de los desmemoriados, el político es rey).
Pues bien, citar las dos películas es a propósito del "secuestro" (ja ja ja) del avión de Aeroméxico y de la pronta respuesta que las fuerzas federales tuvieron para evitar algo peor.

Josmar Flores, asiduo bebedor de juguitos enlatados


También por las profundas reflexiones que Felipe Calderón (Fecal) hizo sobre el suceso: "Qué susto, ¿verdad? Estuvo duro, ¿no?". Y, sobre todo, porque mientras la selección mexicana ya está más cerquita de Sudáfrica 2010 (Cuauh mediante), los demás estamos con la tripa revuelta gracias a la serie de impuestos que propuso Fecal para hacer menos pobres a los pobres.
¡Pues claro! ¿Para qué pensar en tendremos que pagar más por comer, por cuidar nuestra salud, por echarnos unos tragos, por la luz, la gasolina, el gas....? Para qué, si podemos preocuparnos por un pastor secuestra-aviones y festejar el triunfo futbolero. ¿O no?
**********
Les recomiendo la columna que pública Julio Hernández López, El Astillero, en La Jornada, quien también relaciona el "secuestro" con los intereses del gobierno mexicano en el Plan Mérida. Chequen también esta nota sobre un director de cine alemán.

No hay comentarios: