22.5.09

Obediencia

Yo lo vi, bien clarito. Justo entraba al área de baños cuando viré la mirada hacia la derecha. Detrás de la ventana él (y ella), justo debajo del chorro de agua, abrazándola, acariciando su abdomen a manera de quitarle la espuma atrapada en su ombligo. Me acerqué, la soltó. Acerco mis manos a sus nucas, y tomo con fuerza un bonche de cabellos. Los aprieto, me voy, me sigue.

Estamos solos en el cuarto. Le pregunto por qué, le pido explicaciones mientras muerdo su hombro en un afán de reproche, de regresarle aunque sea un poco del desconcierto que traigo a cuestas. Me dice que no es nada, que imagino cosas. La playa queda cerca. Se escucha a lo lejos el ruido del mar. Le digo que me acompañe, que quiero nadar un rato. Pero no, Él ya fue, con ella. Veo que sus bermudas no están mojadas. ¿Te metiste con ropa? No, responde... en cueros. ¿Y ella? También. ¿Por qué? El agua nos lo pidió.

F-I-N

2 comentarios:

axel dijo...

me encantaron tus fotos... sencillas pero con ese espiritu que transmite algo. soy de orizaba y de igual forma adoro la fotografia, siempre buscando locaciones en diferentes lados para desarrollar lo que mas amo...

saludos

Sux dijo...

axel:
Gracias por tus palabras. Yo también soy de Orizaba, así que está chido encontrar paisanos pora acá. Saludos!