9.1.09

La ciudad que no queremos ver



Bonito seis de enero se vivió en la capital del Estado. El centro de Jalapa pasó de histórico a histérico gracias a la presencia de policías estatales y federales. Estos últimos fueron los que más miradas, susurros e incertidumbre provocaron en los transeuntes, gracias a su vestimenta de robocop región 4.

Su presencia, en resumen, fue para reprimir una manifestación de gendarmes que pertenecen a las filas de la Policía Intermunicipal Xalapa-Banderilla-Tlalnehuayocan.
Los polis se apostaron en la Plaza Lerdo, frente a Palacio de Gobierno, mientras una comisión de los suyos dialogaba con autoridades estatales.

Tal vez, y sólo tal vez, temiendo que la cosa se pusiera fea, fue que los que tienen todo el poder requirieron la presencia de los federales. (O sea, dialogamos pero tomamos precauciones -hombres armados- por si las moscas...)


Independientemente de que sea urgente que ambas partes se pongan de acuerdo y busquen soluciones en vez de problemas, los más afectados -raro- somos los del pueblo:

*Los niños y personas que disfrutaban de su último día de vacaciones.
*La señora que salió al centro a comprar su mandado.
*Los viejos camaradas que acostumbran sentarse, bastón al lado, en alguna de las bancas de Enríquez.
*El comerciante que de plano optó por bajar la cortina de su negocio.
*Y todos aquellos que simplemente pasaban por ahí.
cían tan ajenas y helas aquí. No, definitivamente no quisiera ver una Jalapa as.

2 comentarios:

tOnYtO dijo...

Y este año se vislumbra mas militarizado...

Feliz año.

jsbadillo dijo...

jajaja Robocop región 4, no paro de reír... jajaja, qué incisiva.